Santa Clara del Mar y la costa marchiquitense: El rico e inmenso arcón paleontológico de fósiles urbanos/ Para reflexionar:Carta de un Angel a sus seres queridos

Interesante y valiosísimo articulo con el que “el ingenio de  cada docente  permitirá planificar  como aprovechar  los fósiles urbanos  para enseñar  ciencia en  estos museos al  aire libre abiertos  las 24 horas”… Compartirlo y divulgarlo es casi un deber para los marchiquitenses:

Fósiles Urbanos, un artículo de Carlos Quintana para el Boletín BIOlógica

Hallar fósiles urbanos resulta análogo a encontrar una página suelta de un libro: podemos disfrutar de su lectura pero nunca de la obra completa; no sabremos si era un cuento o una novela, ni cuál era su argumento o su autor. -El año pasado Carlos Quintana  comentaba en dos entradas acerca de los numerosos fósiles de invertebrados en las escolleras de Santa Clara del Mar. Se trata de icnitas (rastros, galerías e impresiones) de unos 480 millones de años de antigüedad. Una verdadera ventana al pasado del fondo del mar anterior al desarrollo de la vida sobre los continentes.

Debido al interés patrimonial y educativo (además del científico) la revista de difusión y educación de las ciencias biológicas Boletín Biológica publicó un artículo sobre este museo al aire libre oculto a la vista de todos.

El autor es Carlos A. Quintana, técnico del  Laboratorio de Arqueologia de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Ha publicado artículos cientificos de paleontología de mamíferos extintos y de zooarqueologia, y dos libros de divulgación científica (Contacto: quintanamdp@gmail.com). Reproducimos aquí los párrafos salientes que tienen que ver con nuestra costa marchiquitense y dejamos el archivo PDF con material completo para los que quieren leer más en profundidad sobre el tema

fosiles santaclarenses.foto

En distintas partes del mundo se ha difundido una actividad conocida como “paleontología urbana”, cuya práctica consiste en la búsqueda de “fósiles urbanos”. Los fósiles urbanos son evidencias paleontológicas contenidas en rocas empleadas en la construcción.

Esas rocas son usadas en domicilios particulares, aceras, paredes o monumentos. Luego del proceso de construcción los fósiles pueden ser hallados si casualmente quedaron a la vista, aunque generalmente pasan desapercibidos. La mayoría de esos fósiles se pierde para siempre porque se disponen en la estructura interna de paredes o aceras.

Habitualmente esta actividad es un entretenimiento de aficionados a las ciencias naturales que se ocupan de la “caza” de imágenes que publican en páginas de internet. Por ello no se trata de una ciencia ni de una rama de la paleontología. Aunque la “paleontología urbana” tampoco debería limitarse sólo a un pasatiempo, también puede transformarse en una práctica educativa y de valoración del patrimonio paleontológico.

Los fósiles urbanos más frecuentes son las huellas de pisadas, rastros o el exoesqueleto de erizos y moluscos. En casos poco comunes fueron detectadas partes de vertebrados, como la impronta de un hueso de un pterosaurio que halló el paleontólogo Alberto Garrido en una laja de una acera de la ciudad de Zapala o el cráneo de un dinosaurio en lajas del altar de la catedral de San Ambrosio en Vigevano (Italia).

Las icnitas de la piedra Mar del Plata En ciudades del sudeste bonaerense –como Mar del Plata, Miramar y Balcarce– es frecuente el hallazgo de fósiles urbanos en lajas de rocas locales usadas como baldosas en las aceras. Esas rocas, que provienen de las sierras de Tandilia, son las llamadas “piedras Mar del Plata” debido a su uso tradicional como material de construcción en esa ciudad. Los geólogos las denominan ortocuarcitas por contener arenas ricas en cuarzo que formaron el fondo del mar hace aproximadamente 480 millones de años (período Ordovícico de la era Paleozoica). Sobre esa superficie blanda habitaron organismos que reptaron, se apoyaron y excavaron galerías, generando marcas, canales, orificios y huellas.

Algunas de esas trazas se preservaron hasta el presente debido a que el sustrato arenoso se endureció por procesos naturales. Este tipo de fósil se denomina icnita. Las icnitas son huellas, marcas o rastros producidos por organismos generalmente no identificados.

También son denominadas bioturbaciones porque son estructuras realizadas por organismos que alteran el sustrato donde habitan. Las icnitas pueden ser de dos tipos: las huellas de partes del cuerpo (como las pisadas y las improntas de huesos o de vegetales) y las marcas de la actividad de organismos (como las cuevas de cangrejos o las perforaciones de las larvas de polillas).

Las icnitas sobre cuarcitas de las sierras de Tandilia consisten en huellas y trazas realizadas por invertebrados marinos, muchos de ellos no identificados con precisión. (…)

Santa Clara del Mar paleontologica

El caso de los fósiles urbanos de Santa Clara del Mar :

Las escolleras que se disponen en toda la línea de costa de Santa Clara del Mar fueron construidas con bloques de cuarcitas provenientes de canteras de las sierras de Tandilia

(Figura 1). En las ocho escolleras de esta ciudad se detectaron 30 bloques con cientos de fósiles

urbanos que pasan desapercibidos, aunque están en lugares visitados por miles de pescadores y de turistas. Se trata de las mismas icnitas de invertebrados estudiadas en los yacimientos paleontológicos serranos, algunas de ellas con una calidad de preservación extraordinaria.

La parte del bloque que contiene a las trazas se caracteriza por presentar áreas más o menos planas como resultado de la fractura natural de la roca. En algunos casos esas áreas coinciden aproximadamente con la superficie del fondo del mar ordovícico, de modo que la observación de esas huellas es lo más parecido a conocer cómo era ese paisaje submarino hace 480 millones de años.

Entre las numerosas icnitas identificadas se destacan varios casos de asociaciones de dos o más tipos de trazas, lo cual es un indicador de la buena calidad del registro y de la estabilidad de ese antiguo suelo marino. Debido a que estos fósiles no son el organismo fosilizado sino la preservación de su actividad, solo se pueden hacer propuestas generales de la especie que la realizó. Las marcas más comunes y numerosas presentes en estas escolleras son las que tienen forma de herradura (Figura de portada), las cuales serían improntas parciales de trilobites (los artrópodos más comunes de este período). Las icnitas con forma de galerías con relieve positivo

(Figuras 2 y 3) o negativo (Figuras 4 y 5) y las perforaciones habrían sido el resultado de la actividad de invertebrados vermiformes como poliquetos y anélidos o el rastro de equinodermos y crustáceos. Algunas de estas marcas fueron producidas por organismos que habitaron en la superficie del fondo marino y otras por los que vivieron parcialmente enterrados (Figuras 6, 7 y 8).

Paleontología urbana: ciencia y educación

Hay una diferencia sustancial entre un fósil recolectado en el yacimiento por un paleontólogo y otro encontrado en una acera o en una escollera, debido a que un aspecto crítico de cada hallazgo paleontológico es su procedencia estratigráfica exacta. La procedencia estratigráfica se refiere al lugar y a la capa de roca (estrato) donde el fósil está depositado naturalmente. La información que se desprende de ese dato es mucha: antigüedad, paleoclima, paleoambiente, asociación con otros organismos, etc. La labor del paleontólogo se inicia con el relevamiento de ese dato, antes de retirar al fósil del sedimento que lo contiene. Un sesgo en la determinación de la procedencia, aunque sea de algunos pocos centímetros, puede acarrear errores de cronología de miles o de millones de años, de una asignación equivocada de ambientes o de asumir convivencias falsas con otros organismos.

Los fósiles urbanos carecen del dato preciso de la procedencia estratigráfica, por lo cual perdieron mucha información relevante y esto limita la posibilidad del aporte científico. Hallar fósiles urbanos resulta análogo a encontrar una página suelta de un libro: podemos disfrutar de su lectura pero nunca de la obra completa; no sabremos si era un cuento o una novela, ni cuál era su argumento o su autor. A pesar de ello, se provienen de ambientes y antigüedades similares a los fósiles del mismo tipo estudiados en su yacimiento. Pero este mecanismo puede acarrear algún margen de error por no contar con la procedencia exacta.

Resulta preocupante para la comunicación pública de la ciencia que cientos de fósiles a la vista de miles de personas puedan pasar inadvertidos por décadas, principalmente porque esas icnitas pueden ser un buen objetivo para actividades educativas. Las escolleras de Santa Clara del Mar constituyen un parque paleontológico con una exposición urbana permanente, por lo que una visita escolar a esas playas se puede convertir en un instructivo viaje al pasado geológico y paleontológico de nuestro planeta.

La visita: La “salida de campo” en estos casos tiene algunas ventajas: se puede realizar con bajo costo, no requiere de pernoctación en el lugar, tiene una peligrosidad baja debido a que se trata de ambientes urbanos diseñados para el tránsito libre y los alumnos pueden regresar fuera del horario de clases para, eventualmente, completar cuestionarios o trabajos prácticos. El hecho de que los fósiles se dispongan en un espacio público que es visitado por miles de personas que no perciben esa riqueza cultural, es un ingrediente que entusiasma la participación de los alumnos.

La intervención: Las actividades que se pueden desarrollar son variadas dependiendo del área temática. A diferencia de la dinámica de trabajo en los museos, los fósiles urbanos pueden ser tocados, fotografiados, medidos y hasta se les pueden tomar moldes. Esto se facilita tanto por el modo en que están disponibles como por su robustez debido a que están contenidos en rocas muy duras. Además se puede observar el fósil tal como suele estar en el yacimiento, siendo lo más parecido a cómo lo descubren los paleontólogos.

Esta situación, si bien es menos didáctica que una exhibición museológica, permite otro tipo de acercamiento al objeto de estudio.

Paleoclima y paleoambiente: En el caso de los fósiles como los de Santa Clara del Mar (que también pueden ser hallados en baldosas de aceras de Mar del Plata, Miramar o Balcarce) son oportunos para discutir el cambio climático y las variaciones del ambiente. Durante el período Ordovícico el planeta todavía estaba conformado por un solo continente y la atmósfera casi no tenía oxígeno. En consecuencia la vida se desarrollaba en el agua, lo cual también estaba favorecido porque en tierra firme las temperaturas eran elevadísimas (por encima de 40º C).

La evolución biológica: La diversidad de la vida hace 480 millones de años también era muy diferente a la actual. Aunque no habitaban animales atractivos para los niños y jóvenes como los dinosaurios, las especies del período Ordovícico eran interesantes. Se componía principalmente de invertebrados como trilobites, moluscos bivalvos, braquiópodos y briozoos. Los vertebrados apenas estaban representados por peces muy primitivos. La comparación de estos animales con los del presente puede ser un punto de partida para la enseñanza de la evolución biológica.

Tiempo y naturaleza: Otro aspecto que puede resultar de interés como una extensión del trabajo en el aula es la cuestión temporal, tanto en lo que se refiere a la periodización de la geología como a la magnitud numérica. Los fósiles urbanos en general se disponen en rocas duras que suelen ser muy antiguas (Paleozoico o Mesozoico). Esas antigüedades implican cientos de millones de años, es decir magnitudes temporales que no son familiares para el estudiante. El ejemplo de las icnitas de Santa Clara del Mar involucra antigüedades de unos 480 millones de años, lo cual puede ser un punto de partida interesante para poner en contexto los procesos naturales. ¿Se trata de una extensión grande o pequeña? Se trata de un número grande, sin embargo representa “solo” un quinto de la historia natural de nuestro planeta, cuando todavía no existían plantas con flor, mandíbulas o vertebrados que volaran o que se desplazaban con patas. El tiempo geológico y las novedades anatómicas, otras puertas abiertas para la enseñanza de laevolución biológica.

La paleontología,  el paleoclima,  el trabajo del paleontólogo , edad  de la Tierra,  la observación  de la naturaleza,  la evolución biológica, la diversidad de la vida, las extinciones, la valoración del patrimonio, la medición del tiempo geológico…  el ingenio de  cada docente  permitirá planificar  como aprovechar  los fósiles urbanos  para enseñar  ciencia en  estos museos al  aire libre abiertos  las 24 horas.

Fosiles urbanos y patrimonio: Los numerosos fosiles urbanos de estas escolleras son apenas unos pocos ejemplos de la gran cantidad de icnitas que están distribuidas en algunas ciudades cercanas a las sierras bonaerenses. Estos fosiles provienen de una secuencia de eventos azarosos: la extracción del fosil que paso desapercibida por los trabajadores de la cantera, su uso en obras civiles, que la superficie de la roca con el fosil quede en una posición visible y, finalmente, que alguien lo haya detectado.

Reconocerlos en plena ciudad resulta una actividad interesante y atractiva, pero su abundancia nos advierte acerca de la riqueza paleontologica que se destruye en los yacimientos explotados como canteras. La presencia recurrente de fosiles urbanos es un indicador de debilidades en las politicas de conservacion del patrimonio ya que son extraidos sin control patrimonial, aunque están protegidos legalmente.

La practica ilegal del coleccionismo de fosiles ocasiona la  destruccion  y desaparición de  numerosos fosiles todos los anos, lo cual redunda en la disminucion de posibilidades de investigacion y de retrasos en la popularización del conocimiento. La se presenta como una buena practica para los aficionados a la paleontologia que no están dispuestos a violentar el patrimonio: se cambia el saqueo de los  yacimientos por  la busqueda urbana, la apropiacion de fosiles por la toma de fotografias y la coleccion individualista por compartir imagenes y conocimiento.

fosiles santaclarenses

Clickear sobre el siguiene título para ver el PDF del informe completo.Fosiles Santaclarenses

*****

Para reflexionar…en estos días en que la nostalgia nos gana y se extraña tan fuerte a los seres queridos que han partido…

carta de un angel desde el cielo

CARTA DE UN ÁNGEL A SUS SERES QUERIDOS

Un abrazo !… Quiero decirte entre las estrellas más hermosas, entre las nubes, que estoy bien, aquí solo hay paz y una energía hermosa.
No te pongas triste por mi ausencia, no me he ido de tu lado, simplemente que ahora no me puedes ver como antes, ni puedes oír mi voz, pero estoy contigo a toda hora, en cada latido de tu corazón, en cada lágrima que derramas por mí.
Sabes? te las he secado con mis manos y con mis besos pero no te das cuenta, el dolor y el no aceptar que no estoy físicamente, no deja que me veas.. Sabes bien que ésta es la ley de la vida..
No culpes a nadie. No te sientas culpable por nada, si no me diste un abrazo cuando tuviste tiempo, si no me dijiste cuánto me amabas, olvídalo..! tu dolor lo dice todo; anda piensa que estoy bien, sonríe cuando te acuerdes de mí. Recuerda los mejores momentos que compartimos, las veces que reímos junto/as…
No recuerdes cómo fue mi partida.. eso te hace mucho daño, desangra tu alma y tu corazón. No te tortures más.   Cuando te sientas solo/a, alza tu mirada al cielo… no importa si es de día, me verás en la nube que este más cerca, y si es de noche, simplemente busca la estrella más grande, la que brille más… Ahí estaré viéndote, y mi titilar te responderá.. Acuérdate que no fue un adiós que nos dijimos, fue simplemente un hasta luego.
Quizás sea pronto nuestro encuentro, quizás pasen muchos años para volvernos a encontrar, pero si te aseguro que ese encuentro entre nosotros es lo único que tenemos seguro. No me llores más que eso me pone muy triste y aquí en este lugar no aceptan las tristezas.. No me mojes mis alas con tus lágrimas, muchas veces me impides despegarme de la tierra al lugar donde realmente pertenezco.
Nadie puede decirle a Dios ‘por qué se fue tan pronto’ … nadie puede reprochar a Dios por enviar a un ángel a buscarme.
Cuando te agobien estos pensamientos, tan solo di.. “te suelto, te dejo ir, mientras te recuerde nunca morirás en mí
Bueno me despido. Hoy hay fiesta en el cielo porque muchos vienen a encontrarse con sus seres amados y quiero estar presente para saber la alegría que se siente cuando uno abraza a alguien que dejó en la tierra.
Recuerda que te amo mucho y que siempre estaré a tu lado hasta que te vengas sin equipaje, porque aquí sólo se trae lo que siembres en la tierra y marcan las huellas que dejaste
 
***
titina
Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: